Lo que no te dicen sobre la universidad

Estar en la escuela es como estar dentro de una burbuja segura. Graduarse es emocionante, pero aterrador.

El mundo real te espera y realmente los “consejos” o mejor dicho comentarios de la gente mayor, te dejan igual de perdido en el espacio sideral.

“Ahora es que empieza lo bueno” o “ya estás vieja” incluso hasta, “prepárate para no dormir” son el tipo de comentarios que no ayudan en nada. Así que, ignóralos.

Cada experiencia en la universidad es distinta: unos están enfocados, otros caen en la perdición, otros cambian más de concentración que de ropa interior, pero todos pasan por las mismas etapas básicas de estar dentro de la Universidad.

Hoy te digo esas cosas que a mí no me dijeron, pero descifré por mi cuenta.

No hay timbre

tenor.gif

No te quedes esperando algo que no va a sonar. Si el profesor se queda pegado hablando y ya se acabó la clase, con todo respeto te paras y te vas con un flow violento.

Vas a estar bien

http---mashable.com-wp-content-uploads-2013-06-Johnny-Depp-panics.gif

Todo bajo control, no hay por qué temerle a la Universidad. Es lo mismo que la escuela, pero más difícil. (Si lo ves como un video juego pues piensa que subiste de nivel).

 

Nadie es tu amigo

ConsciousGiganticBlackbear-size_restricted.gif

Tienes muchos compañeros. No harás muchos amigos porque sinceramente cada semestre coges clase con personas distintas. So, son conocidos y de vez en cuando coinciden en “jangueos”.

 

Tu círculo de amistades se reduce

anigif_sub-buzz-17197-1508609225-23.gif

En la escuela todos eran tus amigos y a medida que pasa el tiempo te das cuenta que son bien pocos los verdaderos. Pero estás consciente que la calidad es mejor que la cantidad.

Eres el único responsable

giphy-1.gif

Papi y mami ya no van a estar detrás de ti para que hagas las tareas o estudies para los exámenes. Está en ti si pasas la clase o no.

 

No todos van al mismo pace 

-“¿Cuándo te gradúas?”

giphy-2.gif

Hay personas que se gradúan en cuatro años, otros en cinco, seis, siete… bueno, el punto es que, no necesariamente con los que empezaste vas a terminar.

 

Una C es como una A

74a68923d09d25139e6a96635b5a56aadb0b19d7b60b58e31703c64c1f001916.gif

Fuiste estudiante de cuatro puntos toda tu vida, por favor no llores en el baño desconsoladamente cuando saques la primera C de tu vida. *supongamos que me pasó el primer semestre* Ten en cuenta que lo importante es pasar la clase y si te esforzaste, eso es suficiente para tu salud mental.

 

Los trabajos en grupo suckean

giphy-1.gif

Sí, en la vida siempre se trabaja en grupo porque es parte de y por eso nos obligan a hacer trabajos en grupo. Pero siempre es un papelón, ya sea porque nadie tiene tiempo para reunirse a la vez o peor aún no hacen nada y terminas tú con todo el peso. *Hay excepciones, pero están en peligro de extinción*

 

Los puntos no se regalan

giphy-1.gif

Eso de que tienes 89% en la clase y te regalan el punto para que la pases con A, no existe. No te vistas, que no vas. Los profesores no son tus panas y sí, la mayoría no son pro-estudiantes.

 

No se aceptan trabajos tarde

tumblr_mrkz033AaF1qk2ql6o1_500.gif

Como dije en el punto anterior, los profesores no son tus panas. De hecho, son todo lo contrario.

 

Todo tu dinero se va en comida

giphy-2.gif

*no necesita explicación todos amamos la comida*

 

Engordas

giphy-3.gif

Causa y efecto. Si no estás activo físicamente, es muy probable que eches unas libritas de más. No te sientas mal, le pasa a muchos. Pero, no te quedes ahí, haz algo por ese beach body.

 

Desarrollas el arte de procrastinar

giphy-1.gif

Tienes dos semanas para hacer un trabajo o una tarea y terminas haciéndola una hora antes. Ahí es donde se prueba el clutch. 

 

Estoy segura que hay muchas cosas más, feel free to comment lo que te venga a la mente. Ayudemos a estos “prepas”. Ayer por ti, mañana por ellos.

Las creencias de los millennials

Durante años los millennials han sido (y seguirán siendo) atacados y criticados por las pasadas generaciones en muchos aspectos de la vida.

Sin embargo, mi generación entiende muchas cosas que otras no tuvieron la delicadeza de entender. Te las menciono…

La universidad no es la única ruta al éxito

Tal vez en el pasado lo fue, pero hoy día un diploma no te asegura una vida llena de éxito.

La economía empeora

El Gobierno sigue quitando beneficios, bajando sueldos, despidiendo empleados y subiendo precios. Sí, estamos en una crisis, pero solo lo sentimos los de la clase media/baja.

Preocupación por el medio ambiente

Mientras que las generaciones pasadas ocasionaron el calentamiento global, y siguen sin importarles… los millennials se preocupan por arreglar lo que ya se ha dañado.

La familia tradicional no es sinónimo de felicidad

Casos de infidelidad, divorcios, violencia doméstica y muchas conflictos más apoyan al ideal que la “familia tradicional” no asegura la felicidad. En cambio los millennials están conscientes que las familias modernas son de todo tipo, género o número de integrantes. Lo que verdaderamente importa es un hogar lleno de amor.

Viajar es más importante que lo material

Esta generación se desvive por las experiencias más que por las cosas materiales. Lo material se deshace, lo vivido jamás.

Trabajar para vivir

No es ideal para nosotros dejar el “pellejo” durante 30 años consecutivos sin ningún tipo de reconocimiento o ascenso. Lo que queremos es trabajar con libertad, sin presión y disfrutarnos lo que hacemos.

Ser saludable es importante

Hay una conciencia mayor en cuanto a los alimentos que consumimos, la actividad física que hacemos y nuestro bienestar.

Las injusticias se protestan

No es ningún “berrinche”, es luchar por los derechos porque alguien lo tiene que hacer.

Ser gay es normal

No es ningún tabú como en años anteriores, ser gay es totalmente aceptado por los millennials y me atrevo a decir que hasta parece ser una moda. (Aunque no debería serlo)