El fenómeno Greta Thunberg moviliza a millones

Le llaman el fenómeno Greta Thunberg, y con solo 16 años ha movilizado a millones para protestar por el cambio climático. ¿Cómo lo ha logrado? El año pasado la joven con síndrome decidió ausentarse todos los viernes a la escuela para manifestarse pacíficamente frente al Parlamento sueco. Poco después ganó popularidad a nivel mundial hasta convertirse en el fenómeno que es hoy. Su posición le ha permitido enfrentarse ante líderes mundiales para exigir que escuchen las advertencias que hace la ciencia y atiendan la emergencia en la que se encuentra el planeta tierra. Sus palabras han puesto en ridículo a quienes se supone velan por el bienestar social. Y sus esfuerzos han sido reconocidos con distintos galardones, e incluso ha sido nominada al premio Nobel de la Paz.

Greta Thunberg no solo se ha convertido en un icono mediático mundial, sino también en un símbolo de esperanza para las próximas generaciones. En un mundo donde la norma es que los grandes enseñan a los más pequeños, los papeles se invirtieron. Ahora la joven moviliza a millones a salir a las calles para manifestarse pacíficamente. Los niños y jóvenes de todo el mundo han abandonado el salón de clases para salir a protestar y exigir soluciones reales a sus gobiernos. Australia, Hong Kong, Puerto Rico, Estados Unidos, Alemania, España, Sudáfrica, Francia, Reino Unido y Suecia, son solo algunos de los 163 países donde millones se han movilizado para exigir un cambio ante la emergencia del cambio climático. 

Desde entonces continúan las protestas pacíficas cada viernes con los hashtags #FridaysForFuture #schoolstrike4climate.  

¿Por qué los jóvenes siguen protestando?

Vivimos en el inicio de una extinción masiva. En momentos como estos cuando más necesitamos a la naturaleza, la estamos destruyendo. Más de 200 especies se están extinguiendo cada dia y el hielo del ártico se ha ido. Los gobiernos invierten más en destruir la naturaleza, que en salvarla. Gastamos mil veces más en subsidios mundiales para combustibles fósiles que en soluciones basadas en la naturaleza. Las soluciones climáticas naturales obtienen solo el 2% de todo el dinero utilizado para abordar la descomposición climática. El más reciente estudio de la Organización de las Naciones Unidas alertó que a la vida en la tierra le quedan treinta años, y que se deben tomar medidas urgentes para desacelerar el proceso. Y la generación del cambio pide a gritos que el gobierno, los partidos políticos y las empresas, comiencen a tratar el cambio climático como la crisis existencial que es. 

Las creencias de los millennials

Durante años los millennials han sido (y seguirán siendo) atacados y criticados por las pasadas generaciones en muchos aspectos de la vida.

Sin embargo, mi generación entiende muchas cosas que otras no tuvieron la delicadeza de entender. Te las menciono…

La universidad no es la única ruta al éxito

Tal vez en el pasado lo fue, pero hoy día un diploma no te asegura una vida llena de éxito.

La economía empeora

El Gobierno sigue quitando beneficios, bajando sueldos, despidiendo empleados y subiendo precios. Sí, estamos en una crisis, pero solo lo sentimos los de la clase media/baja.

Preocupación por el medio ambiente

Mientras que las generaciones pasadas ocasionaron el calentamiento global, y siguen sin importarles… los millennials se preocupan por arreglar lo que ya se ha dañado.

La familia tradicional no es sinónimo de felicidad

Casos de infidelidad, divorcios, violencia doméstica y muchas conflictos más apoyan al ideal que la “familia tradicional” no asegura la felicidad. En cambio los millennials están conscientes que las familias modernas son de todo tipo, género o número de integrantes. Lo que verdaderamente importa es un hogar lleno de amor.

Viajar es más importante que lo material

Esta generación se desvive por las experiencias más que por las cosas materiales. Lo material se deshace, lo vivido jamás.

Trabajar para vivir

No es ideal para nosotros dejar el “pellejo” durante 30 años consecutivos sin ningún tipo de reconocimiento o ascenso. Lo que queremos es trabajar con libertad, sin presión y disfrutarnos lo que hacemos.

Ser saludable es importante

Hay una conciencia mayor en cuanto a los alimentos que consumimos, la actividad física que hacemos y nuestro bienestar.

Las injusticias se protestan

No es ningún “berrinche”, es luchar por los derechos porque alguien lo tiene que hacer.

Ser gay es normal

No es ningún tabú como en años anteriores, ser gay es totalmente aceptado por los millennials y me atrevo a decir que hasta parece ser una moda. (Aunque no debería serlo)