Soy una millennial que no quiere “janguear”

Janguear en Puerto Rico ya no es una opción. Sales a pasarla bien y te matan. Por lo menos, esta generación ha entendido el mensaje y la constante cantaleta de los padres que, “la calle está mala”. Antes lo decían por decirlo, pero en realidad… la calle está mala.

Fact, nos están matando. No hay policías en las calles porque así de jodio está el sistema. Y lo peor de todo es que, los delincuentes están haciendo “escante” a cualquier hora del día y en cualquier lugar. Llevándose de por medio al que esté presente aunque sea inocente.

Cuando me invitan a salir de noche lo pienso dos veces y no me meto en cualquier sitio. Prefiero quedarme relax en casa bebiendo vino y viendo Netflix, y para no ser tan anti social, invito a una amiga a vegetar conmigo.

Estamos en otros tiempos, en los que el jangueo es de día en la playa o en una guagua de “chinchorreo”. En ambos lugares la pasas mejor que ir a la placita donde pueden pasar tres cosas: una pelea bien papelón frente a Marullo, que te rompan el cristal del carro en la calle o que a algún cabrón le de con joder contigo y tus nenas.

No estoy diciendo que el “jangueo” en la noche murió y que ya no salgas. (Puede que yo esté hecha una vieja y ya no quiera salir.) Espera un momento… este escrito acaba de dar un giro de 180.

Eso es lo que me pasa, estoy vieja. Estoy en esa etapa que el trabajo me consume y ya no me llama la atención pasar trabajo poniéndome bien perra, sudar en un negocio que está lleno de gente soltera desesperada y al final de la noche, estar toda destruida… y “jampeándome” una tripleta a las cuatro de la mañana en el Churry.

Esos tiempos pasaron, yo soy una millennial madura. Claro, va a llegar un momento en el que querré salir y recordar cómo lo hacía antes. Pero por el momento, mejor salgo de día y me voy de brunch con las nenas. Y ese, es mi jangueo.

En conclusión:

  • La calle está mala, pero esta vez es en serio.
  • Las guaguas de chinchorreo son vida
  • Deja de comer tripletas después del jangueo
  • Descubrí que soy una vieja
  • Tú estás en las mismas

Las creencias de los millennials

Durante años los millennials han sido (y seguirán siendo) atacados y criticados por las pasadas generaciones en muchos aspectos de la vida.

Sin embargo, mi generación entiende muchas cosas que otras no tuvieron la delicadeza de entender. Te las menciono…

La universidad no es la única ruta al éxito

Tal vez en el pasado lo fue, pero hoy día un diploma no te asegura una vida llena de éxito.

La economía empeora

El Gobierno sigue quitando beneficios, bajando sueldos, despidiendo empleados y subiendo precios. Sí, estamos en una crisis, pero solo lo sentimos los de la clase media/baja.

Preocupación por el medio ambiente

Mientras que las generaciones pasadas ocasionaron el calentamiento global, y siguen sin importarles… los millennials se preocupan por arreglar lo que ya se ha dañado.

La familia tradicional no es sinónimo de felicidad

Casos de infidelidad, divorcios, violencia doméstica y muchas conflictos más apoyan al ideal que la “familia tradicional” no asegura la felicidad. En cambio los millennials están conscientes que las familias modernas son de todo tipo, género o número de integrantes. Lo que verdaderamente importa es un hogar lleno de amor.

Viajar es más importante que lo material

Esta generación se desvive por las experiencias más que por las cosas materiales. Lo material se deshace, lo vivido jamás.

Trabajar para vivir

No es ideal para nosotros dejar el “pellejo” durante 30 años consecutivos sin ningún tipo de reconocimiento o ascenso. Lo que queremos es trabajar con libertad, sin presión y disfrutarnos lo que hacemos.

Ser saludable es importante

Hay una conciencia mayor en cuanto a los alimentos que consumimos, la actividad física que hacemos y nuestro bienestar.

Las injusticias se protestan

No es ningún “berrinche”, es luchar por los derechos porque alguien lo tiene que hacer.

Ser gay es normal

No es ningún tabú como en años anteriores, ser gay es totalmente aceptado por los millennials y me atrevo a decir que hasta parece ser una moda. (Aunque no debería serlo)

5 regalos perfectos para tu mejor amiga

So i’ts that time of the year again donde tienes que comprarle regalos a las personas más cercanas en tu vida, but you’re broke af.

Still tienes esa amiga que debes consentir en Navidad porque es tu alma gemela, la que te complace, te tapa, te regaña y te cuida. Por eso y mucho más, es la época perfecta para agradecerle.

No se trata de algo super expensive, puede ser un detalle bien nice. Lo importante es conocerla, y en este caso ese no es el problema.

Mira los regalos que puedes hacerle a tu cómplice o partner estas navidades.

1. Para la mega organizada

Esta agenda de BienCool es la salvación para mi desorganización, en el 2017 me sacó de miles de apuros. Honestly, con tantas cosas que tengo bregó al cien.

2. Para la alcohólica, pero cool

De verdad que no hay nada como beber con tu estilo. La monotonía de beber en boring vasos pasó de moda hace tiempo.

Mira la variedad con la que cuenta Island Vibes.

3. Para la que no sale de la playa

Sabemos que los bañadores además de ser un chin caritos, es difícil conseguir la talla ideal. Así que, por qué no comprarle algo con lo que sabemos se verá mega bella y arrasará con las playas en Puerto Rico. Personaliza el regalo con Beach Ready.

4. Para la que se cree fashionista

Los accesorios nunca están de más y tú lo sabes. UVE siempre la pega y además de tener preciosuras, son bien affordable. 100% confiable. @uve.pr

5. Para la que no suelta el celular

Nada se siente más cool que estés en un lugar y te paren para preguntarte de dónde es tu cover. Llevo años comprando de SkinnyDip, no me arrepiento y no lo cambio por nada del mundo.

Repite conmigo, #YOMELEVANTO

Sí estamos en crisis. El país entero lo está y a medida que pasan los días el puertorriqueño se las arregla para darle una buena cara al mal tiempo. (Sí, dije el refrán al revés).

He escuchado varias veces en la calle, e incluso he leído en las redes sociales cómo juzgan a una mujer (y me incluyo) por verse arreglada en estos días. Por querer vestirse, peinarse o maquillarse como lo hacían antes de María. Todo por lucir como mejor nos sentimos.

fel

Al parecer, tenemos que vernos destrozadas para encajar en la sociedad puertorriqueña de hoy día y afirmar que por nuestra casa pasó el huracán. Que se nos note a leguas que no tenemos luz ni agua.

Lo veo igual que como si nos rehusáramos a recoger los escombros (que aún permanecen en el mismo lugar) de las calles y las aceras para que vean cuán afectados estuvimos y seguimos.

Realmente es el colmo, nos miran como si no tuviéramos derecho de sentirmos bien personalmente. Ahora te pregunto yo a ti, ¿cómo tú te sientes cuando te comes un plato de comida caliente? ¿o cuando te “chupas” el tapón en el estacionamiento de Plaza para caminar y coger aire? Qué chevere es coger un aire de “normalidad” en nuestras vidas.

feeling myself 2.gif

Coger cinco minutos para sentir que dentro de todo podemos pasarla bien, no significa que vayamos a olvidar los problemas que está pasando la isla. Al contrario, para seguir tenemos que sentirnos bien y estamos muy claros con que hay que seguir trabajando por un buen tiempo.

Tal vez tú que me lees prefieres parar en cualquier negocio para disfrutar de una fría o una copa de vino, pero la mujer simplemente prefiere darse la fría y verse bonita. Cada cual se relaja y se despeja a su manera, porque está dentro del ser humano la necesidad de sentirse bien.

Por eso creo fielmente que toda mujer debe impedir que las circunstancias en las que se encuentra le bajen el ánimo. Mujer, vístete como quieras, saca tiempo para ti y anímate porque para ayudar a los demás te tienes que sentir perfecta (tú primero) por dentro y por fuera. Repite conmigo: #YOMELEVANTO 

feeling myself 3.gif